jueves, mayo 6

Máscaras faciales: Cómo usarlas para protegerse a sí mismo

Mientras que las tiendas, salones y restaurantes empiezan a funcionar con el orden de quedarse en casa, eso no significa que todo vuelva a la normalidad. Por el momento, tenemos que ajustarnos a una “nueva normalidad” cuando compramos, vamos a la oficina del doctor y entramos en contacto con otros. Las máscaras son sólo una de las precauciones de seguridad que se utilizan para permitir las interacciones en persona.

Las recomendaciones sobre las máscaras se han actualizado continuamente durante el brote de coronavirus. Las directrices actuales del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) piden que se cubra la boca y la nariz con una mascarilla de tela cuando se esté cerca de otras personas.

La mayor razón por la que deberías seguir usando máscaras en público es para proteger a los que te rodean. Aunque el número de casos del virus ha disminuido, las personas asintomáticas pueden transmitir el virus a otras, especialmente a aquellas con sistemas inmunológicos comprometidos.

Mejores prácticas de las mascarillas

Los CDC recomiendan que los trabajadores de la salud usen mascarillas higiénicas médicas desechables para evitar el virus. El público en general debe usar máscaras de tela caseras cuando salga en público. Además, las mascarillas no deben ser usadas por niños menores de dos años de edad o cualquier persona que tenga problemas para respirar o no pueda quitarse la mascara sin ayuda.

Tanto si se trata de una máscara casera como de una máscara médica desechable, todas deben usarse de la misma manera. Cuando las máscaras se usan incorrectamente, las hace menos efectivas para protegerte a ti y a los que te rodean.

Aquí hay algunos consejos para usar correctamente la máscara:

  • Póngasela de forma segura sobre la nariz y la boca. Use los cordones de su máscara o elásticos para asegurar la máscara detrás de sus orejas o en la parte posterior de su cabeza. Asegúrate de que la máscara esté bien sujeta sobre el puente de tu nariz. Si la máscara no cubre la nariz o no se mantiene sobre la nariz, es posible que tenga que ajustarla a la cara.
  • Evite tocarla y ajustarla. Usar las manos para ajustar la mascarilla puede ensuciarla más rápido y exponerlo a más gérmenes. Trata de ajustarte la mascarilla sólo cuando sea necesario (antes y después de salir en público).
  • A veces se necesita acostumbrarse a una mascarilla antes de sentirse cómodo con ella puesta. Puedes intentar usar una mascarilla en casa para acostumbrarte a ella para cuando la uses en público.
  • Sepa cuándo debe cambiarse la mascarilla. Usar una mascarilla sucia puede ponerte en un gran riesgo de enfermarte. Si tose, estornuda o tiene la nariz que gotea debajo de la máscara, asegúrese de tirarla o lavarla después de usarla. Si la mascarilla tiene suciedad o maquillaje visible o empieza a oler, también deberías desecharla o lavarla. Si la mascarilla no está sucia después de usarla, guárdela de forma adecuada para que no se ensucie antes de volver a usarla. Una forma fácil de hacerlo es mantener la mascarilla en una bolsa de papel.