viernes, diciembre 3

Halasana, la pose milagrosa que ayuda a reducir la presión arterial

Halasana trabaja la flexibilidad de tu columna vertebral. Útil para quienes sufren de hipertensión o migraña.Respiración – Inhala y mantén la respiración mientras te colocas en la postura.

En el transcurso de dos semanas, he intentado desafiarme a mí misma con unas cuantas asanas de yoga difíciles que siempre he temido que me rompieran el cuello si intentaba hacerlas. Hasta ahora, he logrado una parada de manos torcida, una Dharuasana de 5 segundos y Halasana, que es de lo que voy a hablar hoy. A pesar del esfuerzo, la sensación de haber conseguido algo vale la pena.

Al principio, la postura Halasana parece francamente incómoda. El cuello se dobla hacia dentro, la respiración es irregular y los dedos de los pies luchan por tocar el suelo. Poco a poco, pero muy pronto, te das cuenta de que practicar esta postura y ser capaz de mantenerla durante más de 15 segundos puede hacer que la columna vertebral, el cuello, los isquiotibiales y los dedos de los pies se pongan alerta y se estiren lo suficiente como para que tu cuerpo se sienta abierto. ‘Hal’ significa ‘arado’ y ‘Asana’ significa ‘postura’. Halasana o “la postura del arado” toma su nombre del instrumento agrícola, el arado, utilizado por los agricultores de toda la India para preparar la tierra para la siembra de las semillas.

En la secuencia de asanas, Halasana suele realizarse después de Sarvangasana, que es básicamente una postura sobre los hombros. Según Meenakshi Swami, autora de La ciencia del yoga, asanas como la halasana, la suryanamaskara, la seershasana y la kapalbharti aumentan el flujo de sangre a la cabeza, mejorando la capacidad intelectual y la memoria.

Hay que estar muy atento, tener un gran control de la respiración y mantenerse firme durante al menos 15 segundos. Una vez que adquieras fuerza y flexibilidad, puedes intentar mantener esta postura hasta 10 minutos.

Beneficios de Halasana

  1. Uno de los beneficios más notables de la Halasana es el estiramiento extremo que proporciona a la espalda, desde el cuello hasta la cola, liberando cualquier tensión muscular. Se estiran todas las estructuras de la parte posterior de la columna vertebral, incluidos los músculos, los ligamentos, los tendones y la fascia. Además, los músculos de los isquiotibiales -en la parte posterior del muslo, en particular- también se estiran.
  2. Con la edad, la columna vertebral tiende a volverse rígida. La Halasana trabaja la flexibilidad de la columna vertebral y ayuda a abrirla y fortalecerla.
  3. La Halasana y sus variantes halasana son muy útiles para quienes sufren de hipertensión o migraña.
  4. Swami Satyananda Saraswati Halasana masajea todos los órganos internos, activa la digestión, alivia el estreñimiento, revitaliza el bazo, las glándulas suprarrenales (que pertenecen al sistema endocrino y están situadas sobre los riñones), promueve la producción de insulina por parte del páncreas y mejora el funcionamiento del hígado y los riñones”.
  5. Halasna también regula las actividades de la glándula tiroides, que equilibra el ritmo metabólico del cuerpo, y estimula la glándula del timo, lo que refuerza el sistema inmunitario.
  6. Shaili Singh, dice es muy buena para quemar la grasa alrededor del intestino. Halasana también mejora el funcionamiento de la glándula tiroides y mejora la circulación sanguínea.

Consejos para Halasana

  1. La mejor manera de hacer esta asana es colocar mantas dobladas bajo los hombros. De este modo, la parte superior del cuerpo y el cuello reciben un poco de apoyo.
  2. Si te resulta difícil levantar las caderas del suelo, prueba a colocar una almohada debajo de ellas. Esto debería darte el empujón inicial.
  3. Utiliza las dos manos para estabilizarte y mantenlas ahí hasta que hayas colocado los dedos de los pies en el suelo de forma segura. Incluso el más mínimo movimiento podría crear un desequilibrio y correrías el riesgo de lesionarte el cuello.
  4. Para quienes tengan la espalda más rígida, prueba otra versión de Halasana, conocida como Ardhaasanay hasta uttasana, en la que las piernas están paralelas al suelo y apoyadas en una silla.
  5. Respiración – Inhala y mantén la respiración mientras entras en la postura. Exhala y mantén la respiración mientras estás en la postura. Cuando quieras retomar la postura anterior, respira.