viernes, diciembre 3

Conociendo el nuevo Primux evo

Potencia y mucha calidad, así podríamos resumir nuestro móvil estrella, el Evo. Pero es mucho más que esto, ya que supone un gran salto en la evolución de Primux, de allí su nombre. Empecemos pues a mencionar las grandes ventajas de este cómodo terminal.

Esta es una compañía gallega que fue fundada en el año 2006. En su catálogo encontramos un buen número de smartphones y tablets Android, así como otro portátiles, cámaras y otros accesorios.

Hace unos meses tuvimos oportunidad de probar el Kappa P500, el smartphone más asequible de la compañía, y hoy os traemos el Primux Evo, un modelo bastante más potente que llega con un precio bastante de 189 euros.

El modelo Primux Evo llega con funda Primux Evo con una pantalla de 5″ con resolución Full HD, un procesador Snapdragon 615, 2GB de RAM, 16GB de almacenamiento, cámaras de 13MP/8MP y batería de 3.050 mAh.

Diseño y construcción

El Primux Evo está construido en plástico, aunque su aspecto es algo más premium que otros teléfonos que hemos probado.

La cubierta trasera del teléfono posee un brillo y una textura con micro-surcos que recuerda al metal, y el marco que rodea el teléfono también posee una apariencia metálica.

El frontal del teléfono es de color negro y no destaca especialmente por su originalidad, aunque el botón de Inicio está marcado por un círculo de color gris que nos recuerda al de los teléfonos de ZTE.

Las huellas dactilares quedan bastante marcadas en el frontal del teléfono — a pesar de que supuestamente lleva un recubrimiento anti-huellas — pero la textura de la parte trasera hace que esta quede libre de dedos.

Los bordes y esquinas del Primux EVO son redondeados, por lo que el teléfono se siente bastante bien en la mano incluso cuando lo agarramos con fuerza. El tamaño de la pantalla se encuentra justo al límite para que podamos escribir cómodamente con una sola mano, si bien es imposible alcanzar las esquinas con el dedo.

El Primux Evo tiene unas dimensiones de 140 x 70 x 8.9 mm y pesa 140 gramos. Aunque no es un teléfono fino, tampoco se nota demasiado grueso en la mano y no resulta para nada pesado.

En la parte de delante, encontramos una pantalla de 5 pulgadas con unos marcos laterales que son algo más anchos de lo que nos gustaría.

Debajo de la pantalla encontramos el botón Inicio y, a izquierda y derecha, dos botones que solamente se iluminan cuando utilizamos el teléfono.

El botón de la izquierda nos permite ir hacia atrás, mientras que el de la derecha nos permite cambiar entre tareas.

En el frontal también encontramos la cámara de selfies situada junto al auricular para el oído, encima de la pantalla.

Primux ha incluido un LED de notificaciones al lado de la cámara, un detalla que es de agradecer ya que muchos fabricantes han comenzado a prescindir de este elemento.

Por lo demás, no encontramos ningún elemento en el frontal que denoten que nos encontramos ante un teléfono de la marca Primux.