lunes, abril 19

Cómo cuidar un arbusto de lúpulo púrpura

Cualquier planta que se precie de tener su propia cubierta de hojas resinosas que sellan la humedad es más que capaz de soportar el calor y la sequía. El arbusto de lúpulo púrpura de hoja de bronce (Dodonea viscosa “Purpurea”) también tolera los suelos pobres, el viento y la niebla salina. Es una opción natural para los paisajes occidentales en las zonas de rusticidad 9 a 11 del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Este arbusto de hojas brillantes combina sus semillas de color granate con un follaje otoñal de color púrpura rojizo. Con los cuidados adecuados, el arbusto de lúpulo púrpura sobresale como seto perenne, pantalla de privacidad, planta ejemplar o árbol pequeño.

Mantener  saludable en su jardín el lúpulo púrpura

  1. Riegue un arbusto de lúpulo púrpura recién plantado dos veces por semana durante tres semanas antes de reducirlo a tres o cuatro veces al mes durante el año siguiente. Una vez que sus raíces estén bien establecidas, el arbusto se las arregla con un riego dos veces al mes en el calor del verano. En invierno, un único riego al mes es suficiente. Las únicas formas erróneas de regar un arbusto de lúpulo púrpura son mantenerlo crónicamente húmedo o mojar sólo la superficie del suelo. El riego superficial, al igual que el mal drenaje, provoca clorosis.
  2. Extiende una capa de 2 a 3 pulgadas de mantillo orgánico alrededor de la base del arbusto de lúpulo púrpura, empezando a 4 pulgadas del tronco. El espacio libre evita la acumulación excesiva de humedad, desalentando las enfermedades fúngicas. El mantillo enfría las raíces, conserva la humedad del suelo y minimiza las malas hierbas.
  3. Comprueba regularmente el envés de las hojas del arbusto para ver si hay cochinillas. De menos de 1/4 de pulgada de largo, estas plagas con forma de montículo se alimentan de los fluidos de las hojas. Las infestaciones intensas pueden provocar el amarilleo, el marchitamiento o la caída prematura de las hojas. Pode las ramitas con infestaciones ligeras de cochinillas. Controle las poblaciones grandes con una pulverización de aceite hortícola a base de petróleo aplicada según las especificaciones del fabricante.
  4. Recorte los brotes terminales del arbusto joven antes de que formen tallos para fomentar un crecimiento tupido y denso. Estos brotes son los responsables de la longitud de las ramas; sin ellos, la planta invierte su energía en el crecimiento de las ramas laterales. Para conseguir un arbusto más alto, recorta los brotes laterales de las ramas para que la energía de la planta se destine a producir ramas más largas. Corta siempre en un ángulo de 45 grados, con los bordes inferiores de los cortes a nivel de las yemas de crecimiento. Los tallos que quedan por encima de las yemas acaban muriendo, exponiendo la madera sana a la podredumbre.
  5. Esquila un seto formal de arbustos de lúpulo púrpura para mantener su forma durante la temporada de crecimiento. La densidad natural de un seto significa que puedes recortar su superficie sin buscar puntos de crecimiento terminales o laterales; cada corte estará cerca de uno. Corta de forma que la parte superior del seto sea más estrecha que su base, permitiendo que la luz llegue a las ramas inferiores.
  6. Recorte un seto informal de lúpulo púrpura o una planta ejemplar podando sus ramas díscolas hacia las ramas laterales o los brotes que apuntan en la dirección que desea que tome el nuevo crecimiento. Si no tienes ninguna preferencia, haz los cortes de forma que las nuevas ramas no crezcan hacia las existentes. La poda controla el tamaño y acentúa la forma natural de lágrima del arbusto.